Análisis: “Meek’s cutoff” (2010) de Kelly Reichardt

meek7

Presentación

Meek’s cutoff es una de esas películas en las que vale la pena involucrarse. De hecho, es imprescindible ser espectador activo para disfrutarla como se merece. La directora nos propone una película contemplativa. Lenta, pero para nada pretenciosa; minimalista, pero cargada de contenido. El ritmo es el que el film requiere y la recompensa es suculenta. Que empiece el viaje.


EL ARTÍCULO A PARTIR DE AQUÍ
CONTIENE DETALLES DE LA TRAMA



La historia

Antes de meternos en un análisis profundo, refresquemos brevemente los acontecimientos que suceden en el film. Los personajes realizan un viaje colonial a través del desierto guiados por Meek, un conocedor del territorio. Los colonos, en un momento de desorientación y falta de agua, se encuentran con un nativo y en lugar de matarlo como sugiere Meek, deciden apresarlo para que les conduzca hasta algún río cercano. Después de un largo camino y algunos conflictos de poder, el monótono paisaje desértico se rompe y llegan a un lugar con un árbol, pero sigue sin haber rastro del agua. Se plantea el dilema de si mantener la fe en el indio o no. Sin embargo, la incógnita de si los personajes sobreviven, mueren de sed o bien son conducidos a una muerte a manos de los indios no se resuelve y la película parece acabar sin dar respuesta. ¿Final abierto?

Análisis

meek1

Es de destacar que la primera escena nos presente a los personajes cruzando un río, literalmente sumergidos en el agua. Primera ironía, pues este será el elemento que perseguirán el resto de la película. “Meek’s cutoff” nos plantea un viaje que es una búsqueda constante, una supervivencia cargada de épica realista. El drama se teje entre personajes anti-heróicos que a su vez tienen que lidiar con problemas mundanos. Alfred Hitchcock consideraría que los pequeños conflictos que se son muestra están tratados de manera anti-cinematográfica; por ejemplo reparar el eje de un carro para poder seguir avanzando, hecho que lo único que hace es retrasar la acción importante sin aparentemente aportar nada. Sin embargo, Meek’s cutoff utiliza un suspense contemplativo que poco tiene que ver con el suspense Hitchcockiano. La película nos proporciona elementos para sospechar que detrás de este conflicto por la supervivencia hay algo más profundo en juego.

La búsqueda de agua, por un lado, es una excusa para desarrollar toda una serie de conflictos de poder entre los personajes. Por otro lado, también podemos decir que es una búsqueda mucho más trascendental y metafísica. En un lenguaje simbólico y arquetípico, Carl Gustav Jung relaciona el agua con la espiritualidad. ¿Podría ser que el film presentara pistas para suponer que los personajes están abocados en un viaje de búsqueda espiritual? Ya desde el inicio, el niño lee en voz alta, animado por su padre, pasajes religiosos y precisamente las primeras palabras que se pronuncian en la película son estas:

“Te ganarás el pan con el sudor de tu frente hasta que vuelvas a la misma tierra de la cual fuiste sacado, porque polvo eres y al polvo volverás. Y Adán llamó Eva a su mujer porque ella sería la madre de todo ser viviente. Para Adán y para su mujer hizo Dios abrigos de piel y los vistió. Y Dios dijo: Contemplad… el hombre ya es uno de nosotros, pues tiene conocimiento del bien y del mal. No vaya a ser que extienda su mano y también tome del fruto del árbol de la vida, y coma, y viva por siempre. Entonces, Dios el Señor expulsó al ser humano del jardín del Edén para que trabajara la tierra de la cual había sido hecho. Luego de expulsarlo, puso al oriente del Jardín del Edén a los querubines, y una espada ardiente que se movía por todos lados para custodiar el camino que lleva al árbol de la vida.

meek4

No puede ser casualidad, pues, que al final de la película los personajes se encuentren con un árbol. Ese árbol de la vida tiene una carga simbólica muy potente, y es una primera clave para entender mejor un final que puede resultar decepcionante por no dar respuesta al conflicto de supervivencia terrenal. Queda claro entonces que la búsqueda de agua trasciende lo material.

Reafirmando esta idea de lo trascendental, tampoco es para nada casual que a mitad de la película los colonos se encuentren con un yacimiento de oro. Los hombres se llevan la pepita a la boca para morderla y comprobar que es oro. Este acto de morder subraya la idea de contraponerlo al alimento. Otra de las ironías del film. El oro no da vida. Ante la necesidad de agua (lo espiritual, respuesta existencial), el oro (éxito material) es inútil y no alimenta al alma, así que obviamente el grupo continúa su camino. Otros ejemplos se dan a lo largo del film cuando tienen que liberar peso de las carretas (desprendimiento de lo superfluo) o cuando pierden una carreta entera (camino de sacrificios).

Propongo ahora volver atrás. Dijimos que la búsqueda era una especie de excusa para mostrar los conflictos humanos que surgen en el grupo de colonos. Quizá estos conflictos sean realmente los más atractivos del film, más allá de una lectura mística. Sin embargo, ambas cosas están relacionadas, y vamos a tratar estos conflictos como dilemas existenciales.

meek6“Yo soy un pecador, pero él es peor, porque no sabe que está pecando.”

Interesantísima es la figura de Meek. Un tipo carismático que percibimos como curtido en mil anécdotas y aventuras. Tras esa primera impresión, descubrimos que es prejuicioso, manipulador y despiadado. El grupo le escucha por su experiencia, aunque es una experiencia que en ningún momento de la película demuestra ser fructífera. Inculca en los demás, a través de sus historias, su propio miedo hacia los nativos, su propio miedo al otro, a lo desconocido. Los colonos en varios momentos sospechan no solo que Meek no tiene ni idea de cuál es el camino, sino que además podría estar alejándolos deliberadamente de la ruta correcta. Meek, con todo, prácticamente sólo aporta elementos negativos al grupo. El alejamiento de la ruta correcta únicamente puede significar que Meek representa el alejamiento espiritual. Meek es el representante de la política del miedo, de la ignorancia y de las palabras vacías. “El infierno está lleno de Meeks”, por usar una expresión parecida a las suyas y que destaca su conocimiento del inframundo. Meek tiene, simbólicamente, algo de serpiente seductora, de arquetipo de la sombra y de ángel caído. Es el único personaje que en sus atuendos lleva un color que rompe con la gama cromática desértica, y precisamente este color es el rojo. El color de la tentación y del fruto prohibido, del diablo y del infierno.

meek8

La figura del nativo es un enigma no resuelto para los personajes. Es el mensaje incomprendido, el símbolo de la incomunicación. En lectura mística, su presencia tiene más elementos angelicales que demoníacos. El caballo blanco, su primera aparición desde lo alto de una montaña observando ingenuamente al grupo de colonos, su temple pacífico. Al final de la película lleva a los personajes hasta el árbol de la vida, pero este árbol sigue siendo otro enigma. El conflicto que plantea el indígena al grupo tiene que ver con cómo nos ponemos de acuerdo para afrontar la incertidumbre. Cada personaje trata al indígena en relación a cómo aborda lo desconocido.

meek11

Solomon es la figura de la razón. Su nombre también supone una referencia bíblica que no podemos obviar (Salomón, profeta caracterizado por su sabiduría y discernimiento de lo bueno y lo malo). El personaje de la película mantiene optimismo de cara al exterior pero lejos de ser un ingenuo es un escéptico inteligente. No tiene miedo a tomar decisiones, a diferencia del resto del grupo que sí necesita una figura de autoridad. Su humanidad le lleva a perdonar la vida al indio a pesar de las sugerencias de Meek. Él es la figura de la conciencia necesaria para descifrar el enigma existencial.

meek10

Emily es claramente la protagonista del film y expresamente he retrasado su aparición en el análisis. Es una mujer fuerte y de pensamiento independiente con la mala suerte de nacer en una época histórica en la que el papel de la mujer era absolutamente secundario. Este es, sin embargo, un western no solo femenino sino también un gran alegato humanístico y feminista. Entendiendo al feminismo, obviamente, como reivindicación de una igualdad de género.

Si nos fijamos en el punto de vista que nos introduce la cámara, la subjetividad es siempre femenina. El espectador comparte la visión de las mujeres del film. El espectador es en principio un sujeto pasivo, contemplativo de la acción. Las mujeres cumplen ese mismo rol en un grupo dominado por hombres. Al inicio de la película se le hace un juicio a Meek; sin embargo, este juicio es en fuera de campo, pues es un juicio en el que solo participan los hombres. Sistemáticamente este proceso se repite. Cuando los hombres tienen que tomar decisiones, se los muestra en plano general y las mujeres observan desde lejos. Otro ejemplo: la cámara se queda con las mujeres cuando los hombres toman los caballos para buscar agua. Por contra, el ángel… ups, digo, el indígena, sólo será al principio visible para las mujeres (y para el niño).

meek5

Hay otra curiosidad más. Una de las primeras cosas que me sorprendió fue que la película no tuviera un formato panorámico. La imagen es cuadrada, y eso es una decisión tomada expresamente. ¿Por qué, con lo hermosa que es la fotografía de la película, renunciar a un formato que aún haría aprovechar más la belleza del paisaje y el horizonte? La respuesta está en el tipo de sombreros que usa la mujer de la época. El espectador tiene que conectar con ese punto de vista deliberadamente limitado.

Emily será la que proporcione humanidad al trato con el indígena, ofreciéndole comida, agua y reparando su calzado. Su respuesta a lo desconocido es el acercamiento prudente, el intento de comprender y empatizar. Es el punto completamente opuesto al personaje de Meek y esta rivalidad es evidente a lo largo de toda la película hasta el punto en el que podemos decir que no hay ningún momento en el que estén estos dos personajes encuadrados en el mismo plano. Con una importantísima excepción: se les encuandra a los dos cuando Emily le apunta con su rifle, defendiendo al nativo. Este es el momento de quiebre más importante de la película. La mujer toma las armas y cumple un papel activo en el conflicto, Eva domina a la serpiente. Esta es la primera conquista del poder femenino del conocimiento, anteponiéndose a todo lo que dijimos que representa Meek (política del miedo, ignorancia…). Pero incluso a nivel pragmático, es destacable el impacto y la fuerza de la imagen que produce una mujer del año 1845 con la valentía de anteponerse de manera radical ante un hombre como Meek.  

meek12

Cuando se llega al árbol de la vida, la hegemonía masculina está rota. Por el camino, uno de los hombres, el representante religioso, ha desfallecido de sed. Y de hecho ha decidido no beber, lo cual nos habla de su moral fatalista de mártir, de sacrificio cristiano. Una vez el grupo llega al árbol, surge la idea disparatada de volver hacia atrás, una negación a todo progreso. Pero bajo la sombra del árbol de la vida, hay un cambio de tendencia en la toma de decisiones. Esta vez, se genera un diálogo democrático en el que las mujeres también expresan su opinión y se requiere de su participación activa. Solomon, como moderador, es el tipo de hombre que necesita el feminismo para conseguir la igualdad de género y el tipo de hombre social necesario para la victoria de la ética humanista por encima de la ética autoritaria.

meek9

Emily observa al indio alejarse en un último plano de la película que parece preguntarnos… ¿Y tú, espectador, qué opinas? ¿Hacia dónde vamos ahora? Al igual que la mujer ha podido tener una participación activa, el espectador, que estaba subjetivado a ese punto de vista, también ha de despertar de la película y tener un rol activo. Esa es para mí la trascendencia del árbol de la vida, la espiritualidad perdida y su proceso de recuperación. Se puede hablar de final abierto sólo desde un punto de vista anecdótico. Desde un plano existencial, el final de la película es redondo. Tanto encontrar el agua como encontrar la muerte hubiera resultado superficial. El conflicto ya había sido resuelto rato antes, cuando Emily tomó su fusil.

Anuncios

Una respuesta a “Análisis: “Meek’s cutoff” (2010) de Kelly Reichardt

  1. Pingback: Recomendamos… 5 películas de sutil feminismo | Pisocofilmia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s